domingo, 6 de septiembre de 2009

EL DETERIORO DEL MEDIO AMBIENTE CAUSA EL 21% DE LOS PROBLEMAS DE SALUD (I).


EL DETERIORO DEL MEDIO AMBIENTE PROVOCA EL 21% DE LOS PROBLEMAS DE SALUD.
EL DETERIORO DEL MEDIO AMBIENTE PROVOCA EL 21% DE LOS PROBLEMAS DE SALUD QUE SUFRE LA POBLACIÓN MUNDIAL (NOTICIA EMBARGADA PARA SU DIFUSIÓN EL 8 DE DICIEMBRE) MADRID, 7 (SERVIMEDIA)

El 21 por ciento de los problemas de salud que sufre la población mundial tienen su origen en causas ambientales, según el informe "Recursos Mundiales 2006: La riqueza del pobre; manejo de los ecosistemas para combatir la pobreza", realizado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Banco Mundial y el Instituto de Recursos Mundiales.

El informe aborda un minucioso análisis de la situación económica y ambiental en las distintas regiones del planeta y subraya la importancia de gestionar de forma racional y sostenible los recursos naturales para reducir la pobreza.

En abril de 2006 se presentará la edición en castellano de la obra, que será editada por Ecoespaña, en colaboración con la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid y la Fundación para la Investigación y el Desarrollo Ambiental (FIDA).

El documento señala que las causas ambientales están en el 21 por ciento de las enfermedades y muertes que se producen cada año en el mundo y concreta que muchos de estos problemas de salud, fundamentalmente en los países más pobres, se producen mediante infecciones respiratorias agudas y diarreas.

Los sectores sociales con menos recursos económicos, y entre ellos los niños, son las principales víctimas de los efectos que el deterioro del medio ambiente tiene en la salud.

Aunque los niños menores de cinco años suponen sólo el 10 por ciento de la población mundial, sufren el 40 por ciento de la carga por enfermedades relacionadas con el medio ambiente, según expone el informe.

La diarrea provocada por aguas no potables y saneamiento inadecuado es responsable de la muerte de, aproximadamente, 1,8 millones de personas en el mundo cada año, de los que 1,6 millones son niños menores de cinco años.

Por su parte, las enfermedades respiratorias son causadas en gran parte por la exposición a altos niveles de humos en interiores por cocinar con estiércol, madera u otros combustibles procedentes de la biomasa.

Más de la mitad de la población mundial, unos 3.500 millones de personas, dependen actualmente de estos combustibles como su principal fuente de energía y las estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía prevén que esta dependencia probablemente se incrementará en los próximos años, con 200 millones de personas adicionales, en su mayoría pobres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada